Becas

Becas Don’t mess with Texas 2021-2022

A medida que llegamos al final de este año escolar 2021-2022, volvemos a recordar que el espíritu de mantener nuestro estado libre de basura de Don’t mess with Texas sigue vivo y presente en  nuevas generaciones. Nuestros tres ganadores de becas han demostrado que existe gente dedicada a limpiar mientras exista la basura en nuestro estado. Estas tres estrellas de Don’t mess with Texas nos recuerdan lo lejos que hemos llegado y el camino que nos queda por recorrer.

Maddox Michener, Van Alstyne TX, ganador de $5,000 dólares

Hace varios años, la ciudad natal de Maddox, Van Alstyne, se parecía a muchas otras ciudades de Texas. Las principales carreteras y vías públicas estaban limpias y libres de basura, pero las vías secundarias y las zonas rurales de la ciudad por las que los niños caminaban camino a la escuela eran otra cosa. La sociedad “Keep Van Alstyne Beautiful” en la ciudad estaba haciendo un gran trabajo manteniendo limpias las calles principales.

Maddox, a quien le gusta caminar y andar en bicicleta, se enfrentaba cara a cara con este problema cada vez que él y sus amigos intentaban disfrutar de la naturaleza. Vieron que muchas áreas de la ciudad estaban siendo descuidadas. Maddox descubrió que los adultos necesitaban ayuda para mantener su ciudad libre de basura.

Con el apoyo de su profesor de biología y seis de sus compañeros de clase, Maddox fundó “Clutter-Crew.” Maddox usó sus ahorros para comprar guantes, bolsas de basura y chalecos de seguridad para sus compañeros del club. Este pequeño equipo salía los fines de semana y después de la escuela a limpiar la basura en las carreteras secundarias y las áreas verdes de la ciudad. La gente del pueblo rápidamente se dio cuenta de sus esfuerzos. Muchos de ellos se detuvieron para agradecer a los jóvenes cuando los vieron limpiando las calles.

A medida que “Clutter-Crew” continuaba con su trabajo, notaron que no había mucho que limpiar. Ver a los niños recogiendo la basura después de la escuela hizo que la gente pensara dos veces antes de tirar su basura en la calle. La sociedad “Keep Van Alstyne Beautiful” agradeció la ayuda de “Clutter-Crew” y donó suministros y fondos al club de la escuela secundaria. Desde la primera limpieza de “Clutter-Crew,” se han recogido más de 6,000 libras de basura.

Maddox planea traer sus talentos de liderazgo a la Universidad de Texas en Austin. Allí continuará con su estilo de vida libre de basura mientras estudia inglés.

Amariss Hill, Richmond TX, ganadora de $2,000 dólares

Amariss asiste a la escuela secundaria William B. Travis en Richmond, Texas. Ella ha servido como Girl Scout durante los últimos nueve años. Sus actividades en esta organización, que incluyen limpiezas de playas, campañas de reciclaje y recolección de basura en las carreteras, le enseñaron la importancia de mantener el medio ambiente libre de basura. Cuando Amariss ingresó a la escuela secundaria, se interesó personalmente en el tema de la basura cuando notó que sus compañeros de clase usaban una gran cantidad de recipientes de plástico en el almuerzo. También notó que no había opciones de reciclaje disponibles en el campus de su escuela.

Las observaciones de Amariss sobre el comportamiento de sus compañeros de clase a la hora del almuerzo la llevaron a investigar la gestión de residuos y reciclaje y los comportamientos de los consumidores en los Estados Unidos. A través de su investigación, aprendió que el 80% de los materiales en los basureros municipales son reciclables. También sabía que 9 de cada 10 estadounidenses reciclarían si el proceso fuera más accesible. Amariss se dio cuenta de que sus compañeros de clase no estaban dañando el medio ambiente a propósito. Simplemente no entendían el impacto ambiental de su comportamiento. Simplemente no tenían opciones para cambiar su comportamiento.

Para crear conciencia sobre el problema, Amariss trabajó con su escuela para crear y editar 5 videos que ilustraban el impacto de los desechos en el medio ambiente y cómo pequeños pasos locales como el reciclaje pueden tener un impacto significativo. También trabajó con la organización Girl Scouts para crear talleres para educar a las niñas más jóvenes sobre los efectos de la basura en el medio ambiente y la importancia del reciclaje.

Amariss recibió el premio “Girl Scout Gold Service Project Award,” el premio de servicio más reconocido por la organización. Sus videos sobre el impacto de la basura y el reciclaje llegaron a más de 3000 estudiantes en su ciudad natal y sus alrededores. Amariss planea asistir a la Universidad Texas A&M, donde estudiará Meteorología. Amariss y otros como ella ayudan a crear conciencia sobre el impacto ambiental de la basura y los pasos locales críticos que podemos tomar para hacer que nuestro medio ambiente sea más hermoso.

Julia Gilliam, Corpus Christi, TX, ganadora de $2,000 dólares

Al vivir en Corpus Christi, Julia Gilliam vio el impacto de la basura, incluyendo el plástico que queda en las playas. Sabía que el problema se hizo aún más visible después de que las tormentas y los huracanes azotaran al Golfo. Cuando el huracán Hanna tocó tierra en la costa del Golfo, Julia se enfrentó cara a cara con el problema. A raíz de este huracán, muchas playas en Corpus Christi y el condado de Nueces y sus alrededores se cerraron debido a la cantidad de escombros, en su mayoría compuestos por pequeños pedazos de vidrio y plástico desechados incorrectamente, que habían llegado a la costa. Después de hablar con el Director de Parques del Condado de Nueces y recorrer una de las playas cerradas, Julia decidió tomar medidas.

Muy seguido, Julia organizaba y dirigía limpiezas de playas con su club 4-H local. Sin embargo, sabía que esta vez necesitarían de la ayuda del público en general. Para combatir el problema y limpiar las playas, creó “My Nueces County/Kleberg County 4-H Club Beach Clean-Up Challenge.” Durante tres semanas, Julia promocionó la limpieza con videos en redes sociales y entrevistas en televisión. Aseguró 4 transportes que trajeron a más de 300 voluntarios de la comunidad a unirse a sus esfuerzos. También reunió y donó botellas de agua y bolsas de basura para los voluntarios. Al final de la limpieza en la playa, habían limpiado más de 3 millas de costa y retirado 78 toneladas cúbicas de escombros. Además de la limpieza de playa, Julia dirigió talleres escolares para estudiantes de primaria y secundaria que mostraron el impacto nocivo que tiene la basura en la vida marina y la vida silvestre.

Gracias a los esfuerzos de limpieza de Julia y después del huracán Hanna las playas se reabrieron al público rápidamente. Además, gracias a sus esfuerzos de limpieza y concientización, los animales marinos y la vida silvestre estarán más seguros y saludables en sus entornos naturales. Julia planea seguir cuidando el medio ambiente en Texas A&M, donde estudiará liderazgo agrícola, educación y comunicación.